LAS PROTAGONISTAS

Las Golondrinas

Vestidas de negro, se iban del valle en octubre y volvían en mayo. Igual que las golondrinas en sus movimientos migratorios. 

Durante principios del siglo XX, cientos de mujeres salacencas, roncalesas y ansotanas cruzaban en otoño el Pirineo en busca de trabajo en la floreciente industria de la alpargata en Mauleón. Había que buscar sustento para las familias y eran años difíciles en la vertiente sur del Pirineo.

De esta manera, y casi sin quererlo, nació este movimiento migratorio que transformó, unió y dejo una huella imborrable en estos valles pirenaicos. Su viaje migratorio de otoño a primavera y sus vestimentas negras les hizo adquirir el cariñoso apodo de las “Golondrinas”. Su camino, que duraba entre 3 y 4 días, era uno de los acontecimientos sociales más importantes de los valles.

Sumergiéndonos en el pasado volvemos a caminar, con esta historia mezclada con pinceladas deportivas y naturales que nos descubren uno de los más bellos rincones del Pirineo Occidental: Larra; y gracias a ello sus valles circundantes de Belagua, Linza, Lescún y La Pierre Saint Martin.